La estética del futuro: autoimplantes de grasa

Progresivamente los implantes faciales naturales están reemplazando a los sintéticos. Esto es posible gracias a la capacidad regeneradora de la grasa (angiogénesis). Su poder de permanencia y no absorción ha posibilitado la eficacia de los tratamientos.

Este procedimiento es mínimamente invasivo y no requiere de una anestesia general. Por estos motivos, la recuperación es más rápida.

Es destacable los beneficios que esta técnica proporciona a los tratamientos de belleza, en los casos de mujeres masectomizadas o para la regeneración de piel lesionada por radioterapia.

El único requisito para poder llevar a cabo este tratamiento, es que el paciente tenga un excedente de grasa, que por lo general se encuentra en la zona abdominal. Aunque según cual sea el fin, no todos los pacientes disponen de la suficiente cantidad para ser extraída y reimplantada. Tengamos en cuenta que no son las mismas cantidades para una reconstrucción mamaria que un relleno facial.

Actualmente, se esta investigando la posibilidad de transplantar la grasa de un individuo a otro, lo que permitiría un gran avance en las cirugías reparadoras.

Puedes enviar un comentario, o trackback.

Enviar un comentario

Powered by Mujeres Actuales